Ciertos antidepresivos no empeoran la motricidad en EP

Actriz Helen Mirren confiesa que padece Parkinson

 

 

PSIQUIATRÍA
Portada >

 

Universidad de Rochester en Nueva York

ANALIZAN LA PAROXETINA Y LA VENLAFAXINA
Ciertos antidepresivos no empeoran la motricidad en EP
Un trabajo de investigación, que se publica hoy en la edición digital de Neurology y ha sido llevado a cabo por científicos del Centro Médico de la Universidad de Rochester, en Estados Unidos, ha mostrado que la paroxetina, antidepresivo inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina, y venlafaxina de liberación extendida, inhibidor de recaptación de la norepinefrina y de la serotonina, no empeoran los problemas motores en enfermos de Parkinson con depresión.
Redacción   |  12/04/2012 00:00
Casi la mitad de los pacientes con Parkinson sufren depresión. Determinados antidepresivos parecen reducir la enfermedad psiquiátrica en las personas con Parkinson sin empeorar los problemas motores, según un estudio que se publica hoy en la edición electrónica de Neurology.
“Estos resultados son emocionantes, ya que la depresión en esta patología neurológica es común pero no estamos seguros de cuál es la mejor manera de tratarla. Los antidepresivos clásicos son eficaces pero tienen muchos efectos secundarios. Por el contrario, otros antidepresivos presentan men0s efectos adversos aunque no sabíamos si serían eficaces en los pacientes con Parkinson”, ha afirmado la autora de la investigación, Irene H. Richard, del Centro Médico de la Universidad de Rochester, en Nueva York, y miembro de la Academia Americana de Neurología.
Los fármacos analizados por los investigadores del trabajo publicado en Neurology fueron paroxetina, antidepresivo de la clase de los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), y venlafaxina de liberación extendida, que pertenece a la clase de los inhibidores de recaptación de la norepinefrina y de la serotonina.





Escala de Hamilton
El ensayo clínico, de tres meses de duración, implicó a 115 personas con Parkinson en varios estadios de la enfermedad y que cumplían el criterio para depresión. Alrededor de un tercio de los participantes recibieron paroxetina, otro tercio venlafaxina y el tercio restante placebo.

Universidad de Rochester en Nueva York

De media, los del grupo de paroxetina tuvieron una mejora de 13 puntos en la escala Hamilton de depresión y los del grupo de venlafaxina experimentaron una mejora de 11 puntos en la citada escala, en comparación con los 6,8 puntos de mejora con el placebo.

Anuncios

La estimulación cerebral profunda es útil en depresión.

 

 

 

PSIQUIATRÍA/Área Científica/Especialidades.

EN 8 PACIENTES CON DEPRESIÓN MAYOR REFRACTARIA
FUENTE: HTTP://PSIQUIATRIA.DIARIOMEDICO.COM

La estimulación cerebral profunda es útil en depresión.

Investigadores del Hospital de la Santa Cruz y San Pablo, de Barcelona, han publicado enJournal of Neuropsychopharmacology resultados en ocho pacientes con depresión mayor refractaria con electrodos bilaterales conectados de manera permanente a un neuroestimulador.

Victor Pérez Sola y Dolors Puigdemont Campo,del Hospital de la Santa Cruz y San Pablo.(Rafa M.Marín)

La colocación estereotáctica intracerebral de electrodos bilaterales conectados de manera permanente a un neuroestimulador es útil en el tratamiento de la depresión mayor refractaria. Un equipo del Hospital de la Santa Cruz y San Pablo, de Barcelona, publican sus resultados en ocho pacientes con esta técnica en el último número deJournal of Neuropsychopharmacology. El proyecto ha sido financiado por el FIS y el Cibersam. Comenzó en 2007, con la intervención del primer enfermo mediante la misma técnica quirúrgica que se utiliza en enfermedad de Parkinson, dolor neuropático y trastornos del movimiento graves, aunque implantando los electrodos en otras zonas del cerebro. Está indicada para aquéllos que no han respondido al tratamiento antidepresivo.
“Normalmente son enfermos crónicos, que llevan años con mala calidad de vida. La técnica se propuso hace cinco años para este tipo de enfermos y ya se han publicado cinco series de pacientes, con datos muy parecidos a los nuestros: entre el 50-60 por ciento de ellos mejoran con este tipo de técnicas, lo que puede considerarse un éxito, porque son muy resistentes”, ha explicado Víctor Pérez, director de la Unidad de Psiquiatría de la Santa Cruz y San Pablo y coautor del artículo.
“El enfermo está estimulado de forma crónica: hay pacientes estimulados desde hace más de cuatro años, con buena tolerancia y sin ningún problema”
La técnica consiste en la colocación de electrodos en Cg25, el área subcallosa del cíngulo. Tras efectuar una resonancia y localizar esta zona, se realizan unos trépanos de un centímetro de diámetro y se colocan los electrodos por vía estereotáctica con la ayuda de electrofisiología. Los dispositivos están conectados por vía subcutánea a una pila, situada habitualmente en el abdomen, que envía unos 120 impulsos de 4,5 voltios a cada uno de los dos hemisferios cerebrales.
“El enfermo está estimulado de forma crónica: hay pacientes estimulados desde hace más de cuatro años con muy buena tolerancia y sin ningún problema. Los enfermos se quejan de molestias del cable subcutáneo, aunque el único problema relativamente importante es que las baterías duran un año y pasado ese plazo deben cambiarse mediante una pequeña intervención quirúrgica abriendo el bolsillo del abdomen”.
También en AlzheimerHasta ahora, los cirujanos de este centro han intervenido a un total de 150 enfermos mediante esta técnica, diez de ellos con depresión. Los esfuerzos se dirigen ahora a ampliarlo a trastornos de la conducta alimentaria, trastorno obsesivo compulsivo y, mediante datos todavía preliminares, a enfermos de Alzheimer. El coste de cada intervención ronda los 25.000 euros por lo que, en su opinión, la técnica está indicada para casos muy seleccionados.
“En realidad, la técnica inhibe una zona del cerebro, manipulando la función de una región muy pequeña, en torno a un centímetro cúbico, que no puede realizarse con fármacos o con técnicas más antiguas como el electrochoque. La mayor ventaja es que no se lesiona el cerebro: hasta ahora, en lesiones mentales graves como depresión o trastorno obsesivo compulsivo se entraba en el cerebro y se cortaban los circuitos, por lo que el paciente tenía una lesión de por vida. Esta es una lesión reversible en la que puede manejarse, mediante la estimulación, tanto su intensidad como el tamaño de la lesión que quiere inducirse eléctricamente”.
(International Journal of Neuropsychopharmacology DOI:10.1017/S1461145711001088).
El enfermo está estimulado de forma crónica: hay pacientes estimulados desde hace más de cuatro años, con buena tolerancia y sin ningún problema.